martes, 6 de septiembre de 2011

DELIRIUM TREMENS

Cuando hablamos de DROGAS casi siempre se nos asoman a la mente estimulantes como la Cocaína o las anfetaminas y nos olvidamos de una droga muy peligrosa que está el alcance de todos y que por desgracia tiene consecuencias devastadoras para quien las consume con asiduidad; EL ALCOHOL.


De alguna manera curiosa, tras advertencias continuadas, no nos acaba de quedar claro cuáles son exactamente esas consecuencias o si realmente existen. A menudo solemos hacer como si no nos interesaran olvidando sus riesgos y problemas. A pesar de las estadísticas, a pesar de las consecuencias  nosotros seguimos brindando con copas cuando celebramos alguna victoria y el problema no radica tanto en el uso (que en pequeñas cantidades podría ser hasta saludable) sino en el ABUSO. Consecuentemente el abuso roza una fina línea con la ADICCIÓN.

EL DELIRIUM TREMENS  es un síndrome que ocurre a personas que han estado expuestas a un consumo excesivo y continuado de alcohol y que interrumpen bruscamente (síndrome de abstinencia) su ingesta. Sin embargo este síndrome también puede darse en pacientes que no han relatado un cambio de patrón en la bebida, o sea que todo y bebiendo han sentido los mismos síntomas.

Estos síntomas que suelen presentarse 72h después de haber ingerido la última copa son producidos por los efectos tóxicos  del alcohol en el cerebro y sistema nervioso y entre ellos podemos citar los componentes neuropsiquiátricos (Agitación, desorientación, Alucinaciones, Verborrea y temblor) y los síntomas de hiperactividad autonómica (Midriasis, Fiebre, Taquicardia y Taquipnea). También son comunes síntomas como la fatiga, ansiedad, depresión, cambios rápidos  de humor, miedo, confusión, delirio, desorientación y excesiva somnolencia entre otros.

El Delirium Tremens es grave y puede llegar a ser mortal si no se trata con urgencia. Algunos síntomas como el insomnio y la inestabilidad emocional pueden persistir durante más de un año. Es importante que haya hospitalización para  controlar las convulsiones y signos vitales. El tratamiento puede darse con benzodiazepinicos  para sedar y antipsicóticos para tratar las alucinaciones


BIBLIOGRAFÍA


Correas Lauffer J, Ramírez García A, Chinchilla Moreno A. Manual de Urgencias
Psiquiátricas. Masson, 2003.

Cazzato G, Gioseffi M, Torre P, Zorzon M, Coppola N. Prevention and therapy of delirium tremens with tiapride. Riv neurol. 1982.

Freixa F, Alarcón C. Alcohol. En: Freixa F, Soler Insa PA. Toxicomanías. Un enfoque multidisciplinario. 1ª ed. Barcelona: Fontanella; 1981.

No hay comentarios:

Publicar un comentario