viernes, 14 de octubre de 2011

¿QUIÉN ES MÁS CELOSO? ¿ELLOS O ELLAS?




En lo que concierne a la pareja, los celos se definen como un estado emocional negativo provocado por la percepción de que una relación amorosa se ve amenazada por una tercera persona, sea ésta real o imaginada. Con mayor o menor grado, intervienen tres emociones básicas; ira, miedo y tristeza (Sharpsteen, 1991) además de frustración, sentimientos de inferioridad y pena.


A nivel general, varios estudios han mostrado que los celos se dan sobretodo en personas con baja autoestima, dependientes, pobres en habilidades comunicativas  y con alto deseo de exclusividad sexual (Hinde, 1997) Por otra parte, los estudios de Bringle y Boebinger, en 1990 han mostrado que cuando en una relación hay bajo nivel de compromiso o poco amor, los celos son mucho menores, estudio que más tarde fue rebatido.

Existen multitud de  teorías e investigaciones en torno a los celos pero lo que ahora nos preguntamos radica en la diferencia entre hombres y mujeres  ¿Quién es más celoso? ¿Ellos o ellas? ¿Hay alguna diferencia significativa entre ambos sexos?

 Se encuentran diversas opiniones, pero muchas  coinciden en apuntar hacia una única dirección.  De este modo las diferencias no estriban tanto en la cantidad sino en las diferencias biológicas y de evolución natural de los dos sexos. Veamos;

En primer lugar, Buss, en 1994 y a través de diferentes estudios experimentales constató  que las mujeres sienten más celos cuando su pareja desvía su atención hacia otra mujer. De esta manera podría decirse, que lo que más duele en ellas es la parte emocional. Ellos, sin embargo suelen sentir más celos con la infidelidad sexual, lo que indica, que en los hombres su preocupación estriba en que otro hombre pueda aparearse con su fémina. Parece que esto proviene de una parte muy biológica y evolutiva. No olvidamos que el hombre se sitúa en un compendio biopsicosocial pero parece ser que en ciertas áreas, la biología tiene mucho poder.  Siguiendo en esta línea y remontándonos a estudios socio biológicos, podríamos explicar esto de la siguiente manera;

El hombre está diseñado (evolutivamente hablando) para alimentarse bien y proveerse de energía para tener muchos hijos debido a una  baja tasa de inversión parental.(llamamos inversión a la energía de los padres para producir y alimentar la descendencia) Las mujeres en cambio, están diseñadas en este sentido a tener menos hijos pero con una alta inversión parental. Esto significa que los hombres, dotados de semen, como fuente de vida han de fecundar con asiduidad para reproducir su especie, asegurando de esta manera que al menos uno de sus hijos sobreviva. Ellas, han de elegir bien a sus machos para que éstos les proporcionen buenos y aptos genes y así dotar a sus crías de fortaleza y buena salud para continuar igualmente con la evolución de la especie.

De este modo y de una manera únicamente biológica imagínense a un macho viéndose amenazado por otro macho para procrear con su hembra. El resultado se convierte en agresión y lucha. (White y Mulen). De la manera contraria y según Blanca y Mullen, cuando los recursos que ha de recibir una mujer, por parte del hombre  afectan a éstas o a sus crías o se ven amenazadas por el cortejo de otra hembra, ellas se sienten más celosas. En resumidas cuentas;  diversos estudios han constatado que la amenaza sexual de un rival para ellos y la amenaza emocional para ellas, les difiere.

Así mismo piensan los investigadores de un reciente estudio publicado en la revista Psychological Science pero con un agravante añadido muy interesante. Levy y Kelley constataron que entre hombres  se sienten los celos de distinta manera en función del tipo de vínculo.Así los que consideran una relación de autonomía y poco compromiso se sienten más molestos con la infidelidad sexual que la emocional y por el contrario, en las relaciones de compromiso y estabilidad resulta más perturbador la parte emocional que la sexual.

Finalmente, cabe decir que diversas investigaciones han constatado que existen diferencias importantes respecto a la cultura. En un experimento realizado por Buunk y Hupka (1987) con estudiantes universitarios de ambos sexos y distintos países se concluyó que por ejemplo, la cuestión sexual molestaba más en estudiantes de la Unión Soviética que a los estudiantes de México o que la pareja tuviera fantasías sexuales con otra persona ponía más celosos a los holandeses que a los yugoslavos y así con diferentes conductas en diferentes países.

A modo de conclusión, cabe decir que ciertamente el hombre no sólo está determinado por su Biología pues existen factores psicológicos y culturales- sociales que hacen de él  alguien particular y único  pero es curioso e interesante  encontrar en estos estudios cierto poder  evolutivo-natural; un juego de competencias para asegurar la evolución de nuestra especie.


Bibliografía

 Jealousy. Theory research and clinical strategies. White, G.L y Mullen P.E (1989)New York. Guilford Press

Sociobiological Aspects of Sexual Jealousy
http://jrscience.wcp.muohio.edu/Research/HNatureProposalsArticles/FinalExam.Sociobiological.html

Psicologia Social (1999) J.F Morales., C.Huici., M.Moya., E.Gaviria., M.L Sáez y E. Nouvalis. MC GRAW HILL

His or her Jealousy? Study offers new explanation for sex differences (esciencenews.com)

2 comentarios:

  1. Es muy interesante y creo que es ta muy bien esplicado el tema de los celos

    ResponderEliminar
  2. Atañéndome exclusivamente a la pregunta del título del artículo, diré que, con independencia del sexo, el más dependiente es el que está en inferioridad, ya sea por economía, por estatus, por belleza, o por inseguridad en uno mismo. Cada uno pone un precio a cada valor y de le da un total, así que, a mayor distanciamiento o desequilibrio en la balanza, mayor dependencia y mayor sacrificio para intentar mantener el estar a la altura de la persona amada para que la relación sea lo más simbiótica posible, y así tener independencia, autonomía y poder de elección en uno mismo. Históricamente esa dependencia era mayoritaria de la mujer... ahora, con tanto desempleo masculino, mayor igualdad de sexos en la administración pública y tanto Peter Pan varón, estamos en una época de imprevisible predicción.

    ResponderEliminar