lunes, 28 de noviembre de 2011

BULLYING; ACOSO ESCOLAR


El término “Bullying”, procedente del vocablo inglés “bully” (matón)  fue acuñado por Dan Olweus,  psicólogo y profesor   de la Universidad de Bergen (Noruega) en 1973. En sus propias palabras  lo usó para referirse a  “Un alumno  que es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto, de forma repetida y durante un tiempo, a acciones negativas que lleva a cabo otro alumno o varios de ellos.” (1998). En años posteriores se extendió su estudio por el resto de Europa, considerándose un fenómeno en crecimiento.


Una definición más completa, propuesta por Javier García Orza refleja con mayor detalle la complejidad de dicho fenómeno; “la conducta de agresión que se caracteriza por el repetido acoso físico, verbal y psicológico, sin mediar provocación, que un/os sujeto/s (matones) ejercen sobre otro/s con el propósito de establecer una relación de dominancia que les reporte una gratificación social y/o individual y que suele darse en un entorno escolar” (García, Orza, 1997).  

El Bullying es  un problema grave y aunque en el primer Congreso de “convivencia y escuela”, celebrado en 2006,  la psicóloga Rosabel Rodriguez indicó que en España se produce “a niveles muy bajos”  datos posteriores, han corroborado un aumento del mismo, que comparado con otros países sigue siendo bajo pero  que no por ello ha de quedar ignorado. Al contrario; es una problemática que hay que tener muy en cuenta y que conlleva consecuencias nefastas para quien lo sufre.


El Bullying puede darse en diversas formas:

  • Físico; son habituales los empujones, las patadas y puñetazos. También puede haber agresiones con objetos. Agresiones indirectas como el destrozo o hurto de material personal también es común.
  • Verbal; amenazas, insultos, menosprecios en público, poner apodos o resaltar algún defecto físico o mental con el objetivo de causar miedo, intimidación, dolor o daño a la víctima.
  • Psicológico; actitudes destinadas a disminuir la autoestima y a establecer reglas de poder, a veces con actos de chantaje (exigir dinero)
  • Social; se pretende aislar a la víctima del grupo, haciendo participar a otros individuos en la acción. Pueden darse actitudes como obligar al niño a participar en un acto en contra de su voluntad y aislarlo en actividades de clase.

* Cabe destacar que en la actualidad es  también habitual utilizar el uso de Internet (amenazas en el correo electrónico o burla en las redes sociales) o el del teléfono móvil para acosar a la víctima (Ciberbullying) Según la encuesta realizada por EU Kids online II  y promovida por la Comisión Europea, se habla de  una  incidencia del  7% entre los internautas españoles en edades de 15 y 16 años (2011)

En cuanto al perfil psicólogico de las víctimas, las investigaciones indican que suelen ser personas con baja autoestima, inseguras, tímidas, introvertidas, hiperactivas, encerradas en sí mismas o  con algún rasgo que pueda hacer  vulnerable al joven (estar gordo, llevar gafas, ser bajito…) Las características académicas como ser un “empollón” o “un pelota” también pueden ser motivo de acoso.

En referencia a los agresores, los estudios señalan que hay mayor incidencia de chicos aunque cada vez se ven involucradas más chicas.  Pueden ser grupos de chicos o un grupo solo. Éstos suelen ser individuos que no se identifican con el colegio o con problemas familiares. Buscan a las víctimas para purgar sus frustraciones  y utilizan la violencia para reafirmar su personalidad y posición de liderazgo. No hay control de los impulsos y emociones, suelen ser agresivos y con escasas habilidades sociales. La distinción entre chicos y chicas radica en que estas últimas utilizan la violencia psicológica- relacional mientras que ellos la física- psicológica.

Consecuencias

Las consecuencias para la víctima pueden ser devastadoras. Se dan sentimientos de indefensión que llevan a sentirse violentado, humillado y  aislado lo que hace que se llegue a niveles muy altos de ansiedad, disminución de la autoestima  fobia a ir al colegio, (lo que da lugar al fracaso escolar), miedo, inseguridad y depresión. Solo se sienten protegidos en el ambiente familiar sin querer salir de casa. Las consecuencias del Bullying pueden desarrollar una personalidad insegura e insana para el correcto crecimiento  de la persona y en el peor de los casos puede desembocar en suicidio.

En cuanto a las víctimas, se instaura una conducta predelictiva. Si obtienen el reconocimiento del grupo, en un futuro pueden legar a ejercer la sumisión y la dominancia en las relaciones.

Es importante citar que a parte de las víctimas y agresores también están los “espectadores”, quienes no hacen nada pero quienes también quedan afectados (Avilès, 2003) Olweus (1998) afirma que la falta de apoyo de compañeros y compañeras hacia las víctimas se debe a la influencia que los agresores ejercen sobre los demás habiendo también consecuencias para ellos. Puede llevar a posturas individualistas y agresivas.

Uno de los mayores problemas es que este fenómeno a menudo queda enmascarado bajo el silencio de muchos niños y jóvenes, lo cual en muchos casos es difícil de detectar. Algunos datos aportan que, el 50´6 % de los padres no saben que sus hijos son objeto de algún tipo de acoso; el 67´4 % se entera por las víctimas y no por el centro escolar, debido a que tanto las víctimas como los espectadores tienen miedo a explicarlo. Hay que vigilar y estar atentos a las señales de alerta (no querer ir al colegio, bajo rendimiento escolar sin causa aparente, no querer salir, no hablar de compañeros de clase ni compartir con ellos ninguna actividad, presencia de arañazos o rasguños, tristeza, insomnio, inseguridad, miedo…)

El acoso escolar es una realidad que se vive en cualquier entorno escolar (público y privado) Es un problema que hay que tener muy presente. Tanto la familia como la comunidad educativa han de estar atentos y tomar medidas apropiadas en cuanto se observa alguno de los síntomas descritos.


Bibliografía

Informe "Violencia entre   compañeros en la escuela" Madrid: Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia; 2005. Serrano Sarmiento A, Iborra Marmolejo

International Journal of Psychology and Psychological Therapy. Bullying; análisis de la situación en las aulas españolas. F. Cerezo (2009) Universidad de Murcia.

Europe’s Information Society. Safer Internet Programme: Empowering and Protecting Children Online

Violencia escolar: el maltrato entre iguales en la educación secundaria obligatoria. Informes, estudios y documentos. Defensor del pueblo, (2000) Madrid

Proyecto de actuación e intervención en casos de acoso escolar. Santa Eulàlia. R. Muñoz., A. Gómez.,J .Moreno., J. Carvajal., R. Fernández., A. Hernández., J.R Ramos  http://iessantaeulalia.juntaextremadura.net/datos/acoso_escolar/proyecto_acoso_escolar.pdf

 Educación en valores

1 comentario: