miércoles, 23 de noviembre de 2011

¿CÓMO TOMAMOS UNA DECISIÓN?


Parece extraño que a veces nos detengamos largo tiempo en tomar una decisión, cuando si nos fijamos, tomamos miles de ellas a diario. Desde que nos levantamos y casi de una manera automática elegimos continuamente; ¿camisa azul o negra? ¿Cereales o tostadas? ¿Voy en autobús o en coche? ¿Elijo este camino o el otro? ¿Como verdura o pasta?..y así un sinfín de cuestiones que de no ser patológicas, decidimos rápidamente.  Pero esto, no nos resulta tan fácil ante cierto tipo de decisiones de mayor envergadura. Entonces ¿de qué depende? ¿Son las consecuencias y  las ventajas lo que nos decantan hacia una decisión concreta o pesan más los costes que invertimos?


En primer lugar, cabe decir que la toma de decisiones va estrechamente ligada a la solución de problemas y al razonamiento y la línea que las separa es tan fina, que a veces cuesta diferenciarlas. En segundo lugar; decir, que el interés en esta cuestión ha llevado a matemáticos, filósofos, psicólogos y economistas a hablar de ella.

Primeramente Slovic ( 1990), Lichtensein y Fischoff (1998)  siguiendo la revisión de Edwards (1954) desarrollaron dos líneas de trabajo para la toma de decisiones y éstas fueron por una parte; la teoría de la elección sin riesgos (basada en la maximización de la utilidad) y por otra; la teoría de la elección arriesgada, realizada desde la incertidumbre de los eventos los cuales determinarían los resultados de nuestras acciones.  Más tarde, Herbert Simon (1956) no tardó en criticar ambas teorías y expuso una de las más valoradas en la actualidad. Según este reconocido científico cognitivo; “la persona que decide, en lugar de buscar el beneficio máximo, lo que hace es intentar logar una cierta satisfacción” .  Por otra parte, los estudios de Slovic ,Lichtensein y Fischoff han dado lugar a muchas investigaciones y se ha llegado a la conclusión de que las personas no toman decisiones siguiendo una lógica mental.

En segundo lugar, cabe tener en cuenta que tomamos decisiones en función de factores internos (características personales y estado anímico) y factores externos (el momento en que las tomamos, si estamos sometidos bajo una presión determinada o el entorno en el que se produzca la decisión). También es importante resaltar que muchas de las decisiones que se toman en la vida diaria están bajo incertidumbre y a menudo se dispone de poca información. Kahneman y Tversky (1973) encontraron que las personas utilizan varios heurísticos *cuando razonan bajo estas condiciones, concluyendo que para ello, las personas hacen uso de su memoria. Esto es; la información más directa en un momento dado puede tener mucha influencia en nuestra decisión.

Los estudios de estos autores, también han puesto de manifiesto  que la forma de plantear las elecciones y problemas es a menudo equívoca, lo que hace que las personas se centren en aspectos intrascendentes para tomar una decisión. En otra línea pero no menos importante  están los estudios acerca de las decisiones que tomamos dependiendo de la facilidad de la situación y la belleza de las características, lo que nos hace ser más prácticos y tal vez automáticos (Dan Ariely) Si por ejemplo estamos comprando en un supermercado puede ser que nos decantemos por elegir aquellos artículos que son más “fácilmente” comprables o más atractivos, sin reparar en otros aspectos.

Otro ejemplo cercano, sería el de  elegir un viaje con o sin desayuno incluido (la mayoría de las personas eligen el desayuno gratis aunque sea más caro, solo por una cuestión de practicidad) .En publicidad esto sería entendido como el efecto señuelo. Tal es nuestra manera de decidir que somos capaces de hacer asociaciones automáticas sin ser conscientes de ello. Siguiendo con el ejemplo expuesto del viaje  imagínese que no solo tiene que decidir entre la inclusión del desayuno sino que además debe elegir entre dos destinos pero en uno de ellos no hay opción de incluir el desayuno gratis. Tal y como señala  Ariely, desde la irracionalidad no solo tenderemos a elegir el "del desayuno" sino que el otro se percibirá como inferior. Esto refuerza algunos estudios que postulan que muchas veces elegimos sin saber muy bien lo que nos gusta y nos conviene y por ello podemos llegar a ser fácilmente manipulables por el entorno.

Resulta un tema muy interesante que se ha estudiado desde varias perspectivas y desde diferentes ámbitos siendo el enfoque del procesamiento de la información, el principal medio utilizado en la investigación empírica sobre la toma de decisiones. Éste ha mostrado que los modelos normativos (probabilidad de que un hecho se produzca a partir de la información disponible y teniendo en cuenta la probabilidad previa) son inapropiados para explicar la actuación humana en tareas de decisión. En la actualidad el estudio se centra básicamente en la solución de problemas prácticos (Slovic, 1990)

Heurísticos* ( enlace con la entrada  "Heurísticos" del blog "un lugar en el viento", blog muy interesante y recomendable)

Bibliografía

Psicología General: un enfoque cognitivo para el siglo XXI. S. Ballesteros (2000) Editorial Universitas, S.A, Madrid.

Predictably Irrational: The Hidden forces that Shape Our decisions. D. Ariely (2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario