viernes, 25 de noviembre de 2011

DEFORMACIONES COGNITIVAS EN LA PAREJA




“gira a la izquierda que te he dicho que es por aquí”- le decía María a Luis- y éste insistía en que la dirección correcta era hacia la derecha. De ello, el viaje de fin de semana acabó en pelea. Raquel y Diego tardaron también poco en llenar sus pensamientos de frustración cuando él le reiteraba en que se apresurara a cambiarse porque llegaban tarde a  una cena. ¿Por qué tiene que ser tan lenta? ¿No ve que llegamos tarde? Siempre igual, impuntual a todos sitios y luego soy yo el que quedo mal. Si sabe que me molesta ¿por que lo hace? – se decía Diego para si mismo mientras Raquel, después de un duro día de trabajo y de haber acostado a los niños, daba instrucciones a la canguro, antes de marchar.

Ejemplos miles, preguntas muchas, respuestas pocas y  cientos de pensamientos torcidos ¿Por qué si todo va bien en una pareja, en cuestión de una fracción de segundo puede llegar a instaurarse la desilusión y la frustración? ¿Es una cuestión de paciencia? ¿De egoísmo? ¿O son los pensamientos que nos traicionan  y nos hacen distorsionar la realidad? Aaron T. Beck, prestigiado psiquiatra y presidente del Instituto Beck para la terapia e investigación cognitiva, en su libro “con el amor no basta” nos habla de las deformaciones cognitivas que solemos hacer las personas y que por consiguiente afectan muy directamente a nuestra vida en pareja. Expondré las más relevantes, con la certeza que más de uno/a se verá reflejado/a en alguna de ellas.


  • VISIÓN RESTRINGIDA; tomando en cuenta el primer ejemplo; el de María y Luis, vemos como somos capaces de aferrarnos a un único detalle para la interpretación total de un hecho. Las personas con visión restringida, fijándose en un mínimo detalle, adoptan un estado mental fijo, ignorando el resto.
  • ABSTRACCIÓN SELECTIVA; en la que un comentario fuera de contexto hace que se llegue a una interpretación errónea.  Carla, contaba delante de sus amigos el día que partió con Javier de viaje de novios. Perdieron el avión porque se pinchó la rueda del coche y Javier no supo cambiarla. El resto del relato fue emocionante pero Javier solo se quedó con esa parte de la historia, sintiendo que Carla había hecho una crítica de mal gusto delante de sus amigos.
  • DEDUCCIÓN ARBITRARIA; se sacan conclusiones erróneas del otro, sin haber fundamento para ello. “no dice nada porque está enfadado/a conmigo” No se tienen en cuenta otras opciones. Se sacan deducciones sin conocer las causas.
  • SOBREGENERALIZACIÓN; declaraciones absolutas del compañero/a normalmente desfavorables otorgando un valor a toda su persona “él siempre hace lo mismo” “ella nunca me comprende” “nunca me has amado” “esto nunca mejorará”
  • PENSAMIENTO POLARIZADO; responde  a un pensamiento del tipo “todo o nada” sin haber intermedios y como si solo existieran dos opciones extremas. “tengo que hacer lo que él/ella quiere” “no puedo decirte nada porque todo te molesta”
  • EXTREMISMO; tendencia a exagerar las cualidades del otro y a “catastrofizar”, agrandando la gravedad de un hecho particular. “si sigue gastando tanto, terminaremos debajo de un puente, no podremos pagar la hipoteca y acabaremos en la calle”
  • EXPLICACIONES PREJUICIOSAS; encontrar una explicación negativa a lo que hace el otro. “hemos gastado tanto en luz por culpa del otro” “si él/ella hubiera sido más prudente, esto no pasaría”
  • ROTULACIÓN NEGATIVA; después de atribuir una explicación negativa se le asigna al otro un rotulo crítico. “él/ella es irresponsable” “él/ella es un desastre”
  • PERSONALIZACIÓN; muchas personas tienen por costumbre, creer que las acciones de los demás van dirigidos a ellas. “llega antes del trabajo para ver si ya he dado de cenar a los niños, quiere controlarme”
  • ADIVINACIÓN DEL PENSAMIENTO; hay una cierta convicción en creer que el otro ha de adivinar nuestros pensamientos. “si sabe que esto me gusta,¿ porque no lo hace?” “mi marido debe saber que a mí me gusta visitar a mis padres y nunca sale de él que vayamos”
  • RAZONAMIENTO SUBJETIVO; convicción de que uno debe justificar una emoción que siente fuertemente. Tendencia a que si sentimos una emoción negativa la atribuimos al otro “me siento ansioso/a porque él/ella me ha ofendido o por que él/ella no me quiere”

Como vemos, hay distintas maneras de distorsionar la realidad, guiándonos por nuestra cognición sin saber si ésta es la acertada. El autor del libro, expone que todas las parejas que han sido capaces de amarse y comunicarse pueden llegar a arreglar sus desavenencias haciendo un trabajo cognitivo adecuado. Suele ser curioso que el amor se convierta a veces en desprecio cuando éste solo se basa en nuestras interpretaciones. Tal vez, hay que sentarse a reflexionar cómo ciertos pensamientos destruyen algo que puede ser, verdaderamente hermoso.

Bibliografía

Con el amor no basta. Aaron T. Beck, (1990) Paidós, Barcelona.

1 comentario:

  1. Magnífico post. Nuria, ofreces una visión positiva del conflicto en el matrimonio y estrategias prácticas y eficaces para resolverlo de forma satisfactoria.

    ResponderEliminar