martes, 29 de noviembre de 2011

INFIDELIDAD; CAUSAS Y CONSECUENCIAS


Entre el enamoramiento inicial y las promesas de amor eterno que se dan en una relación de pareja se esconde siempre un componente que en la mayoría de los casos queda implícito como valor predominante. Esto es; la fidelidad. De alguna manera y a no ser que sea pactado por ambas partes, los miembros de una pareja esperan que su compañero les reporte esa lealtad afectiva, sexual y emocional siendo uno de los motivos de separación cuando esto no se cumple. Pasamos entonces a hablar de infidelidad, la cual representa una de las mayores demandas de consulta tanto para quien ejerce la infidelidad como para quien la recibe, generando sentimientos de angustia, tristeza,  e incomprensión entre otros.


Resulta un tema muy complejo debido a que no existen dos parejas iguales y que cada una de ellas representa una historia, compuesta por dos individuos diferentes con su propia personalidad y su propio bagaje, sin embargo hay estudios muy interesantes que nos acercan a conocer las causas más comunes en las que se produce la infidelidad, así como sus consecuencias. Sí me gustaría aclarar, que no existen datos oficiales sobre los que podamos formular una teoría general ya que no es lo mismo por ejemplo una infidelidad sexual esporádica,  que una infidelidad duradera llena de enamoramiento hacia un tercero. Por lo tanto, teniendo en cuenta que cada situación e individuo es distinto, solo trataré de acercarme a este tema a nivel general informativo.

En primer lugar considero importante destacar la relevancia de la cultura y el momento histórico en el que nos hallamos. Algunos estudios señalan que la fidelidad como valor empezó a perderse a mediados del S. XX,  donde poco a poco (hacia los 70’s) se pasó de entender la fidelidad como sumisión dominante a la sinceridad como valor predominante con matrimonios más abiertos. En el momento actual encontramos diferentes tipos de relaciones donde la infidelidad se vive de forma muy variada.

Otro concepto que me resulta interesante, antes de abordar el tema en cuestión es la complejidad que entraña el término infidelidad y lo que representa para hombres y para mujeres. Podría decirse que a esta palabra se le asocia; la confianza, la comunicación, la lealtad, la compañía etc.. y esto es importante para no analizarlo como fenómeno aislado. Por citar solo algunos ejemplos Pitropinto y J. Simenauer (1981) indicaron que el 40% de personas se casan por amor vs el 60% que lo hacen para tener un compañero. En cuanto a la comunicación, resulta importante para un 40% de las mujeres vs un 30% de los hombres. El aumento de la individualidad como valor, también es un dato influyente a tener en cuenta.

Tal y como expone Corbella (2000), citado por Pérez Téstor y comp. en su libro “Parejas en conflicto”; la infidelidad se da en diversas situaciones con implicaciones muy distintas y cada una de estas situaciones aparece por motivos distintos. Bien sea porque se da un entorno favorecedor, bien sea porque nunca ha existido una verdadera relación de pareja o bien porque esta misma, está en un momento delicado de la relación. Las situaciones a las que hace referencia el autor son:

  • Conductas infieles sistemáticas, sin implicación afectiva
  • Enamoramiento no deseado
  • Instauración de una doble pareja
  • Descubrimiento pasional
  • Búsqueda de emociones o sentimientos gratificantes
  • Encuentro afectivo no perturbador
  • Infidelidad ocasional.

Otros estudios apuntan que la infidelidad surge en un 36% por los conflictos en la pareja, en un 42% por la insatisfacción sexual, en un 30% por pasar largos periodos fuera de casa (Allen et all., 2005) Este mismo autor, en 2008 añade otras causas como los conflictos sobre los  hijos, la mala comunicación entre cónyuges y otros motivos como la búsqueda de novedad y  casarse a edades tempranas, entre otras.

Como vemos, la variedad de motivos no nos permite hacer una generalización de las causas. Se dan y esto conlleva tanto un proceso interno y externo a nivel  psicológico como unas consecuencias para la pareja y para ambos  individuo en particular.

Proceso psicológico mental tras la infidelidad

En primer lugar interviene la toma de decisiones cuando se ha cometido una infidelidad ¿Qué hago con esta situación? Suele buscarse una justificación a los hechos acompañada de una negación. Se da un incremento de la distancia emocional con la pareja. Dependiendo o no de la extensa o corta duración se barajarán sentimientos contradictorios y secretismo hasta llegar a plantearse una confesión. En este momento aparece indecisión y miedo  y se plantea la mejor opción para el infiel y para el compañero. Tal y como hemos dicho, cada caso será particular y llegados a este punto pueden mantenerse dos opciones; confesar o no la infidelidad.

Por el tema que nos ocupa nos centramos en la confesión de la misma, no porque no sean importantes los sentimientos y emociones que genera en un individuo que calla y o mantiene una infidelidad (que lo son) sino para detenernos a analizar las consecuencias de cómo afecta a la pareja cuando esto se comunica.

Evidentemente la comunicación puede darse de muchas maneras. O bien porque la persona confiese o bien porque sea descubierta. Sea como sea, los sentimientos que esto conlleva para la persona que ha sido traicionada oscilaran entre la rabia, la pérdida de confianza, la tristeza,  la baja autoestima, el miedo al abandono, la impotencia,  la ira, la vergüenza, indefensión, alta ansiedad y depresión en algunos casos. Se verán perjudicadas las relaciones con los hijos (si los hay), padres y amigos. Las consecuencias se extrapolan a otros campos como el trabajo y las relaciones interpersonales.

La pareja se enfrenta aquí a una nueva etapa en la que no vamos a entrar. Sí puede decirse que en algunos casos, esto puede aportar un resultado positivo en el que la relación se estrecha, se da un aumento de la comunicación y un incremento de la asertividad y del valor de la familia pero es un tema difícil de abordar que como hemos citado al principio dependerá de cada caso en concreto y de multitud de variables.

En resumen; la infidelidad es algo que ha existido siempre pero que como valor ha estado sometido a cambios culturales y sociales. Sus causas son muchas y  sus consecuencias oscilan entre sentimientos de rabia y frustración. A la larga puede conllevar efectos positivos para algunas parejas pero estas  conclusiones quedan sujetas a cada caso en  particular.

Bibliografía

“La infidelidad”; “Parejas en conflicto”. Pérez Testor, C; Castillo, JA Davins M. (2006)
Barcelona. Paidós.

2 comentarios:

  1. La salud emocional y la madurez sexual, podrían ser determinante al momento de enfrentarse al interés de ser infiel, o en caso contrario enfrentarse a la infidelidad de nuestra pareja?

    ResponderEliminar
  2. Hola Mar-o!

    No hay nada determinante. Influyen muchos factores, así como el tipo de personalidad del individuo, el tipo de relación que se mantenga con una pareja, el momento en el que suceda...
    Por otro lado; enfrentarse a la infidelidad también depende de tantas otras; si se descubre o si se comunica, en qué momento, qué tipo de infidelidad, en qué situación...buff es amplio. Como he comentado antes, cada pareja es un mundo y no se puede generalizar ni establecer teorías de algo que dependerá de multitud de factores.

    Saludos!Y gracias por comentar :)
    Núria

    ResponderEliminar