domingo, 20 de noviembre de 2011

LOS "DEBERÍA" QUE ESPERO DE MI PAREJA


En una relación de pareja a menudo se vive con esperanzas ocultas. Una especie de regla interna se instaura en cada uno de nosotros y sin ser verbalizada se espera que el otro la cumpla. Esto es; “un debería” que el otro ha de cumplir en momentos determinados.  Por ejemplo; uno espera a que el otro retire la mesa si tú friegas los platos o de igual modo uno espera que su pareja tenga una actitud adecuada delante de amigos, padres y familia. Se espera del otro que recuerde nuestro cumpleaños, que nos dé apoyo cuando lo necesitamos y que cumpla un sinfín de “obligaciones” implícitas de carácter simbólico pero ¿Qué ocurre entonces cuando estos “debería” no se satisfacen?


Suele ser, que cuando nuestras exigencias para con el otro no se cumplen, solemos sacar diferentes amenazas ocultas. Éstas pueden tomar diversas formas y pueden ir desde el ataque directo (“eres un vago, un despistado y esto que has hecho me decepciona”) hasta formas más sutiles de enojo (“no podía esperar otra cosa de ti”) Lo curioso, es que tras eso se suele buscar un castigo en forma de crítica, amenaza o enfado. (“éste/ésta se enterará cuando me pida algo”) Sea como sea o tome la forma que tome, esto suele desembocar en desilusión y frustración.

Karen Horney, desde una visión psicoanalítica, en su obra sobre la “personalidad neurótica” habló de “la tiranía de los debe” donde  concibió este concepto a la persona neurótica que hace reclamos y exigencias basándose en una especie de derecho propio. Estos reclamos no tienen en cuenta el bienestar del otro y están regidos por puros intereses. “la gente debería tratarme mejor”, “no es justo que me pase esto” “no merezco alguien así a mi lado”. Estos reclamos repercuten directamente en la vida de pareja.

Por otra parte y desde una visión cognitivo-conductual, Albert Ellis postuló que las personas no solo desean que sus correspondientes cónyuges sean amables todo el tiempo sino que además lo exigen. Cuando un “debería” no se ve cumplido las personas se irritan y se enfurecen y sus pensamientos sobregeneralizados  hacen que se entre en una cadena de pensamientos hostiles. (“merezco algo mejor”, “no tiene derecho a actuar así”…) Siguiendo con la cadena de pensamientos que propone Ellis observamos como las parejas pasan de:

Un “tremendismo” ("es terrible estar casado con una persona tan insensible") a un “satanismo” donde se atribuyen características diabólicas y malvadas al otro ("es una persona terrible o vaga, tremendamente insoportable") y  a lo que le sigue un “catastrofismo” ("si sigo con esta persona, nunca seré feliz") Esto conlleva a un absolutismo total en nuestra manera de percibir al otro desde su comportamiento y en el que no viendo nada bueno,nos desemboca sentimientos  de frustración y desolación. Ellis concluye diciendo que, las esperanzas  que  uno de los miembros de la pareja pone en que siempre  ha de tratar con amabilidad al otro, conducen a la decepción.

Resulta muy interesante, ver como nosotros mismos, con nuestras exigencias y con nuestros propios pensamientos caemos en decepciones constantes y lo interesante radica en que esa responsabilidad se la atribuimos al otro, porque esperamos una acción, un acto determinado en un momento concreto. No caemos en la cuenta de que somos nosotros mismos quienes desarrollamos todo ese proceso de pensamientos; “él/ella debe” pero solo porque yo lo espero así. Nuestra percepción de las cosas deforma la realidad y los hechos pasan de ser hechos en sí, a ser actos con una intención concreta que nosotros atribuimos como seres únicos. Desde la orientación cognitivo-conductual hay interesantes aportaciones para paliar estos malentendidos que tantas peleas y desavenencias causan.

Bibliografía

Neurosis and Human Growth, K.Horney, (1950) NY W.W Norton

Reason and Emotion in Psychoterapy, A.Ellis (1962) NY Lyle Stuart

Con el amor no basta, A.T Beck (1990) Barcelona, Paidós.

3 comentarios:

  1. Me ha gustado Nuria porque nos recuerda la tiranía de nuestra Mente en muchísimas ocasiones. Podemos liberarnos de ella y Crecer. Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Mayte! Es un tema realmente interesante! Me alegro que haya resultado de interés y gracias por el comentario, es un placer compartirlo!

    Saludos

    Núria

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo Nuria, explicando los puntos de cada teoría. ¡Brillante!

    ResponderEliminar