miércoles, 9 de noviembre de 2011

"PRISAS" MÁS AMABLES Y SALUDABLES; ¡¡RESPIRA!!



Desde que nos levantamos por la mañana empezamos una especie de carrera, guiada por un cronómetro exigente. Unos más, otros menos pero corremos. Corremos para arreglarnos y no  llegar tarde  al trabajo, corremos para dejar los niños en el “cole”,  corremos para no perder un tren, un bus…En definitiva; corremos para acudir a un sitio u a otro, determinados por un reloj que tiene que marcar siempre la hora exacta.


Entre nuestros quehaceres cotidianos se encuentra precisamente esto; “las prisas” y a pesar de que nos acostumbremos a ellas y formen parte de una actividad más a la que atender, en ellas, se esconde un “peligro” enmascarado por el estrés y la ansiedad. No es de extrañar entonces que la mayoría de problemas que llegan a consulta sean porque nos sentimos ansiosos y de alguna forma nerviosos o estresados.

“- No lo entiendo, todo me va bien, pero estoy irritable, triste, nervioso…y eso que suelo acudir al gimnasio para relajarme- comenta Luis.
- Esta bien, hablaremos pero usted ¿respira? -le pregunto”. Luis se asombra ante la pregunta, parece una cuestión tonta y sin sentido pero no lo es. La importancia de saber respirar es esencial para nuestro bienestar. De hecho, estoy casi segura, que si dedicáramos tan solo diez minutos diarios a respirar bien, nuestras” prisas” serían más amables, menos traicioneras y mucho más saludables.

Hay importantes aportes dentro del campo de la Psicología que nos indican la importancia de la relajación. Uno de ellos, muy utilizado, es la famosa técnica de relajación progresiva  de Jacobson. A principios del S. XX  Jacobson, propuso un método que tenía como finalidad aportar tranquilidad mental, disminuyendo la tensión muscular. Con carácter fisiológico favorece una relajación profunda sin apenas esfuerzo. Consta de tres fases; tensión y relajación de diferentes tipos de músculos, revisión mental de los músculos relajados y relajación mental con pensamientos agradables o simplemente dejando la mente en blanco para notar la relajación de todo el cuerpo. Es una técnica muy eficaz para la ansiedad generalizada y el estrés.

Por otra parte y adaptando la técnica de Jacobson, Wolpe presentó esta misma, limitando su duración a 10-15 minutos para ser realizada desde cualquier lugar tranquilo; con ausencia de estímulos auditivos y visuales, con una adecuada temperatura y una luz apropiada se realiza un aprendizaje rápido e igualmente satisfactorio tanto para la mente como para el cuerpo. Por citar otras y solo algunas de las que existen, tenemos; el entrenamiento autógeno de Schultz, las técnicas de visualización o la técnica de Benson.

Cuerpo y mente son uno y no los podemos separar. Es importante cuidar lo que comemos, cuidar nuestra actividad física alejándonos del sedentarismo y practicando deporte pero también es esencial cuidar nuestra mente pues de uno depende siempre el otro y de su unión depende no solo nuestra calidad de vida sino nuestra salud y bienestar.

Empiece otra vez el día pero ¡¡respire!! Por que podemos perder el tren porque no llegamos a tiempo pero no podemos perder el motor que nos dirige a cogerlo. Dedíquele solo diez minutos y  todo su ser, se lo agradecerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario