viernes, 11 de noviembre de 2011

TRASTORNO HISTRIÓNICO DE LA PERSONALIDAD; SEDUCCIÓN Y EGOCENTRISMO


Histeria; proviene del griego y significa “útero, matriz”. De ahí que en un principio se pensara que era una enfermedad solo de mujeres descuidándose la observación de fenómenos histéricos en hombres. La aparición de importantes síntomas físicos  sin causa aparente que los justificara hacía de ella una patología basada en el conflicto psicológico que se traducía en enfermedades físicas y psíquicas. Desde la antigüedad, ha sido de interés para muchos pero la complejidad de sus síntomas y su difícil abordaje terapéutico ha dado lugar a que hoy en día no puede establecerse un diagnóstico de la histeria como tal. De esta manera, tanto la clasificación diagnóstica del CIE-10 como la del DSM-IV han dividido los síntomas de la “histeria” en dos grandes grupos. Por un lado; en los “trastornos disociativos” y por el otro en los “trastornos somatomorfos”. Eso sí, ambas clasificaciones incluyen, dentro de los trastornos de personalidad el “trastorno histriónico de la personalidad” y es de él del que aquí nos vamos a ocupar.


Trastorno histriónico de la personalidad

Su aspecto es elegante, su manera de hablar es seductora, gesticula con precisión como si cada detalle en su movimiento estuviera salido de un ensayo teatral. Relata; - “la semana pasada me desmayé cuatro veces y yo no sé porque, suerte que la gente es amable conmigo y se preocupa, me ayudan mucho pero luego lloro ¿sabe? Lloro mucho porque todo me afecta y es que creo que me preocupo demasiado por los demás. Siempre lo he hecho. Recuerdo cunado me casé…que por cierto me casé muy joven y muy enamorada…ay! –suspira- es que soy tan pasional, creo que nadie lo es tanto como yo, por eso me afecta todo tanto…”-

Siguiendo a Vallejo (1998) y tal y como cita Antoni Talarn en el libro; Manual de Psicopatología Clínica podemos destacar las siguientes características, dentro de este trastorno:

  • Egocentrismo; necesidad de destacar y ser el centro de atención con carácter urgente.
  • Exageración; todo lo que rodea al individuo está acompañado de un gran dramatismo. Desde su expresión verbal y no verbal hasta sus manifestaciones de afecto y quejas. Éstas últimas, suelen acompañarse de un gran llanto y desesperación.
  • Labilidad emocional; dentro de la descripción que hace el sujeto de las emociones intensas, éstas pueden cambiar rápidamente. El llanto es fugazmente traducido en sonrisa por lo que se observa superficialidad en las emociones del sujeto.
  • Sugestionabilidad; hay una  gran influencia de los otros, tanto de gente conocida como desconocida.
  • Dependencia; Necesitan el apoyo continuo de los demás, exigiendo afecto y cuidado.
  • Seducción y erotización en las relaciones sociales; hay un intento de encandilar al otro para captar su atención y afecto y para ello utilizan sutiles estrategias de seducción en la manera de vestir, en la adulación, en la facilidad de palabra o en el comportamiento sexual provocador.
  • Temor a la sexualidad; a pesar de su seducción, el sujeto presenta problemas de carácter sexual, ya sean disfunciones  o insatisfacciones ocultas.

Cabe decir que también se encuentra en estas personas; la rivalidad con personas del mismo sexo, aburrimiento ante la rutina, manipulación el entorno y amenazas de suicidio. Es un trastorno que suele darse en la adolescencia o al principio de la edad adulta. Se asocia y comparte síntomas con el trastorno de somatización, trastorno de conversión y trastorno depresivo mayor y también puede concurrir con los trastornos de personalidad límite, narcisista, antisocial y por dependencia. Hay mayor prevalencia en mujeres que en hombres, no descartando estos últimos.

Bibliografía

“Histeria”. Manual de Psicopatología Clínica. A. Talarn, Comp (A. Jarne., A.Talarn) Fundació Vidal i Barraquer. Paidós (2000) Barcelona.

“Histeria” Introducción a la psicopatología y a la psiquiatría. J. Vallejo(1998) Salvat. Barcelona.

2 comentarios:

  1. Interesante lectura, soy nuevo por aquí y creo que volveré periódicamente. Hasta ahora veo la histeria, o los ataques de histeria, sobre todo, como un mecanismo para desfogarse que tienen algunas personas, pero ahora lo comprendo mejor. Gracias.
    ;-)

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias! me alegra saber que ha sido de tu interés. :-) Núria

    ResponderEliminar