miércoles, 11 de enero de 2012

"NO ME FIO DE TI" ¿POR QUÉ?



Sin saber porque unas personas nos inspiran más confianza que  otras. Cuando conocemos a alguien por primera vez, en cuestión de segundos recopilamos la suficiente  información para hacernos una impresión determinada de esa persona y automáticamente se instauran en nosotros  sensaciones de agrado o desagrado hacia quien tenemos delante. Con el tiempo, podemos llegar a establecer lazos de amistad y confianza pero a veces no damos oportunidad a que ello suceda porque   hay algo minúsculo que sin muchas bases responde a un “de esa persona no me fío”  o “tiene algo que no me gusta” ¿Por qué entonces unas personas nos inspiran más confianza que otras sin apenas conocerlas?  Este es un tema delicado y complejo donde intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales.


En primer lugar y como seres sociales que somos, cabe citar que por naturaleza tendemos a creer que los demás son más egoístas y menos confiables que nosotros y parece ser que esta desconfianza hacia los extraños empieza a los 7 años de edad, según Mills y Keil, (2005) Sería lógico pensar que si confiamos en alguien desconocido y nos traiciona aprendemos a desconfiar de este tipo de personas (desconocidos) pero cuando ni siquiera damos la oportunidad de hacerlo es porque socialmente nos regimos por el miedo. Según un reciente estudio publicado  en el Psychological Science e investigado por Fetchenhauer y Dunning (2010) la gente tiende a desconfiar enormemente en la fiabilidad de los demás y esto se suele justificar a través de la experiencia cuando en realidad es un aspecto de la naturaleza humana. Otros aspectos sociales interesantes serían los relacionados con los prejuicios y la percepción social (si muchos creen que alguien no es digno de fiar, probablemente se instaure en nosotros la misma percepción) Aspectos relacionados con el aprendizaje también tendrían aquí su cabida

Sin embargo y  tal y como he citado, esta confiabilidad esta determinada por varios aspectos más, como los psicológicos y biológicos, no menos importantes que los sociales. En cuanto a  los primeros, los aspectos de personalidad serán fundamentales a la hora de ser más o menos confiados. Por ejemplo, una persona con baja autoestima tenderá a ser más desconfiada que una persona con la autoestima alta, lo que supondrá que en las primeras impresiones se guíe por pensamientos de desconfianza. Otro aspecto interesante es la llamada profecía autocumplida (si pensamos que alguien nos traicionará es probable que eso suceda). Dentro del enorme bagaje de elementos que componen la personalidad humana  la confianza que nos inspira alguien será digna de un análisis particular, no siendo correcto generalizar en este aspecto.

¿Y qué dice la biología en respecto a la confianza? Diversos estudios apuntan diferentes caminos. Uno interesante es el que postula que por cuestiones de reproducción y supervivencia, tendemos a confiar en las personas que nos resultan más atractivas y bellas y depositamos en ellas no solo más confianza y oportunidades de relación sino que también nos infunden más respeto. Por otra parte, un estudio reciente  dirigido por Lisa DeBruine de la Universidad de Escocia, (2009) encontró que los individuos somos inconscientemente más propensos a confiar en personas con características faciales similares a las nuestras pero con menor probabilidad de ser atraídos por ellas. Estos resultados, han sido interesantes debido a que hasta el momento se creía que solemos elegir compañeros que se asemejan a nosotros.

En resumen; parece ser que miedosos y desde el punto de vista social, tenemos tendencia a ser prudentes a la hora de confiar, tal vez como mecanismo para proteger nuestra supervivencia. La manera en la que somos y percibimos el mundo también será una potente herramienta de elección y finalmente, determinados por una biología y de una manera muy inconsciente pondremos o no nuestros límites a la hora de fiarnos de otros. Como siempre explico, el ser humano forma parte de un compendio bio-psico-social, imposible de separar. Un apunte interesante desde la psicología es pararse a pensar si antes de confiar en otros, confiamos en nosotros mismos, pues a pesar de los factores comentados es un punto fundamental para establecer vínculos de confianza y sinceridad.

Bibliografía

The development of cynicism. Mills, CM., Keil FC (2005) US National Library of Medicine. National Institute of Health. Department of Psychology, Yale, University New Haven.

We trust people more if they resemble us. Becky McCall, Cosmos (2009)
http://www.cosmosmagazine.com/news/3017/we-trust-people-more-if-they-resemble-us-study-finds

Why So Cynical? Fetchenhauer, D., Dunning D. (2010) Psychological Science. A Journal of association Psychological Science

No hay comentarios:

Publicar un comentario