lunes, 12 de marzo de 2012

"NO SOY YO; SOMOS NOSOTROS" : TRASTORNO DE IDENTIDAD DISOCIATIVO



El trastorno de identidad disociativo, antes llamado personalidad múltiple, es uno de los más discutidos dentro de la clasificación diagnóstica DSM-IV. Se define por la existencia aparente de dos o más personalidades distintas en el mismo sujeto, manifestándose cada vez, solo una de ellas. En este trastorno se observa un fallo en la integración de aspectos relacionados con la identidad y la memoria. Cada personalidad que desarrolla el individuo tiene sus propios comportamientos y recuerdos, incluso nombres distintos. El tiempo en el que se tarda en pasar de una identidad a otra puede ser o bien gradual o bien en cuestión de segundos.  


Tiene un curso clínico crónico y los episodios de estrés o acontecimientos traumáticos son  factores  que ayudan a  que se manifieste dicho trastorno. La mayoría de investigaciones apuntan que el trastorno de identidad disociativo está relacionado con traumatismos infantiles, pero no es una relación causa-efecto ni mucho menos, solo una observación importante ya que se calcula que entre el 70% y el 90%  de personas que padecen dicho trastorno han sido víctimas de abusos físicos y sexuales durante su infancia. Tal vez, la disociación  se presente como una forma de supervivencia ante dichos abusos ( la disociación es tan importante que los elementos disociados del individuo son capaces de formar una personalidad autónoma, distinta y con características de identidad  propias)

Tal y como afirma Antonio Talarn, citando a Kluft (1987), los individuos con este trastorno presentan:

1)      Elevada capacidad biológica para la disociación
2)      Experimentación de acontecimientos vitales que sobrepasan sus capacidades adaptativas defensivas
3)      Respuestas disociativas que se moldean según la edad del sujeto, la família y la cultura
4)      Dificultades para cicatrizar las heridas emocionales de la infancia, bien por negligencias, falta de protección, ausencia de vínculos sólidos..

La investigación está en proceso. Recientes estudios han vinculado este trastorno con el abuso de sustancias, lo que en un primer lugar no se contemplaba pero el porcentaje de individuos que han sufrido abusos sigue siendo alto ( en torno el 77’1%) con investigaciones posteriores (Jar, Yargic y Tutkun, 1996)

En cuanto a la epidiomología no hay datos muy fiables pero se calcula que entorno un 3% y un 11% de la población psiquiatrita padece este trastorno, siendo las mujeres con edad media de 30 años las que describen la mayoría de los casos.

El tratamiento se acompaña de psicoterapia individual y tratamiento farmacológico, haciendo uso de la hipnosis para la exploración de las distintas personalidades

Bibliografía

“Histeria”. Manual de Psicopatología Clínica. A. Talarn, Comp (A. Jarne., A.Talarn) Fundació Vidal i Barraquer. Paidós (2000) Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario