miércoles, 6 de junio de 2012

"DE REPENTE BIEN, DE REPENTE MAL" : TRASTORNOS BIPOLARES




Trastornos bipolares, situados dentro de los trastornos del estado de ánimo, alternan episodios depresivos mayores con episodios maníacos, hipomaníacos o mixtos. Se inician a una edad temprana (en torno a los 30 años) y se constata una importante carga genética.

La clasificación diagnóstica DSM-IV, siguiendo las apreciaciones de Fieve y Dunner, 1975, engloba dentro de los trastornos bipolares, tres clasificaciones; el trastorno bipolar I, el trastorno bipolar II y el trastorno ciclotímico.


Trastorno bipolar I

Desarrollado por un curso clínico  de uno o más episodios maníacos (exaltación del humor sin relación con la situación vital)  o mixtos (mezcla de síntomas maníacos y depresivos). Puede hallarse también antecedentes de episodios depresivos mayores.

Los síntomas que se hallan presentes en un episodio maníaco son:

  • Afectividad; estado de ánimo elevado y optimista, con fácil cambio a la irritabilidad, sobretodo si el ambiente le contradice.
  • El curso de pensamiento puede llegar a fuga de ideas.
  • El contenido del pensamiento recoge ideas sobrevaloradas, que pueden llegar a ser delirantes. Entre las más habituales puede darse riqueza, identidad grandiosa y  una misión especial.
  • Lenguaje verborreico (cambios rápidos de temas, no hay estructura clara)
  • Atención dispersa
  • Desinhibición, con comportamientos sociales inadecuados.
  • Motricidad; aumento de la actividad hasta un estado de agitación psicomotor.
  • Alteraciones biológicas que afectan al sueño y al apetito entre otras.
  • No hay conciencia de enfermedad.

Trastorno bipolar II

Alternancia de episodios depresivos mayores y de episodios hipomaníacos (son como los maníacos pero más ligeros, presentan los mismos síntomas pero estos no son tan graves. Sí que pueden evolucionar hasta un episodio maníaco. Tiene un inicio brusco y puede aparecer justo después de un episodio depresivo mayor).

En este trastorno la persona se expresa optimista pero no hay inadaptación con el entorno. No se observan ideas delirantes y el lenguaje no es verborreico. Conducta menos desinhibida.

Trastorno ciclotímico

Puede aparecer en la adolescencia o en el inicio de la edad adulta. Alterna períodos de síntomas hipomaníacos y períodos de síntomas depresivos, pero en menor grado para su diagnostico. Empieza de una manera insidiosa y tiene un curso crónico. Puede haber una evolución al trastorno bipolar I o II.

Bibliografía

Manual de Psicopatología Clínica. A. Jarne, A. Talarn (comp.) Trastrornos del estado de ánimo. Capítulo XIV. E. Requena. Paidós, 2000, Barcelona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario