lunes, 23 de julio de 2012

DEL HOMBRE VAQUERO, AL HOMBRE METROSEXUAL

            

Del hombre macho, héroe de acción, pelo en pecho y axilas sudorosas al hombre depilado que deja ver su agrado por la estética, la cosmética y el gusto por la moda.¿Cómo y por qué este cambio? Sociólogos y Psicólogos observan esta nueva tendencia del mundo occidental, que empezó en la década de los 90 y que desde entonces no ha parado de crecer hasta definir el estereotipo del hombre actual.


Los primeros indicios de la metrosexualidad surgieron en el Reino Unido, cuando estrellas como David Beckham empezaron a definir un nuevo estilo de varón. Rápidamente la publicidad y el Marketing empezaron a explotar una imagen distinta del hombre que correspondía a aquel que tiene una especial predilección por el culto al cuerpo, la belleza y el cuidado físico. Fue entonces cuando Mark Simpson acuñó el término “metrosexual” sin saber que en pocos años adquiriría tanto protagonismo. En sus propias palabras y en un primer momento definió este vocablo como “un nuevo tipo de masculinidad, narcisista y auto-consciente, producida por el cine, la publicidad y las revistas de moda”

En poco tiempo la revolución del nuevo hombre fu sometida a investigación, en la que se observó que esta nueva masculinidad no solo se reducía a un nuevo aspecto físico sino a un cambio psicológico en el que el hombre dejaba ver su lado femenino. A ello se le atribuyeron valores, hasta el momento, escondidos en el varón y éste pasó a dejar ver su lado más sensible y más interno.

Investigaciones posteriores, 2002, afirmaron que este cambió de hombres heterosexuales fue ligado a la aceptación de la homosexualidad. Hasta ahora los homosexuales habían sido rechazados, ridiculizados e incluso castigados pero con esta nueva tendencia de hombres plenamente heterosexuales, hizo que la sociedad empezará a sentirse cómoda con la imagen de un hombre sensible, cuidadoso y que deja ver su lado más artístico.

Hasta el momento, las tradicionales diferencias culturales de género dejaban muy claro el papel de hombres y mujeres; (el hombre es fuerte y no llora, la mujer es sensible y expresa sus sentimientos y necesidades) Algo ha ido cambiando, hasta que la sociedad ha sido capaz de aceptar que el hombre también llora y también muestra su parte sensible. ¿Debido a la metrosexualidad? En parte sí, con la ayuda del marketing y la publicidad.

En definitiva; hombres que quieren estar muy guapos, que no se avergüenzan de admitir que reciben tratamientos faciales, depilación y que les gusta ir de compras para adquirir complementos de moda. Hombres que dejan ver su lado más sensible y que sin darse cuenta generan un cambio de roles en la sociedad. Mc Fedries lo ha definido como  “Un narcisista enamorado de dandy, no solo de sí mismo sino también de su estilo de vida urbano. Un hombre heterosexual, que está en contacto con su lado femenino”  pero ¡ojo! Poco a poco se está generando un nuevo cambio y hay quien ya habla del “tecnosexual” un nuevo concepto que designa a un hombre que rechaza cosméticos y depilaciones pero que se preocupa de su alimentación y de su cuerpo. ¿Vuelve el chico rudo…? Constantes cambios que desde la Psicología se aprecian como fruto de la publicidad y el marketing y el fácil acceso a los productos de belleza.

Sería interesante preguntarles a ellas; ¿el hombre vaquero peludo o el hombre depilado y presumido…? Ahí lo dejo…

Bibliografía

Who are the metrosexuals? By Louis A. Berman

1 comentario:

  1. Los extremos nunca son buenos y parece que invitas a posicionarse en uno de ellos. Lo ideal es que, seas como seas, tengas clase y buen gusto. Tanto estético como humano.

    ResponderEliminar