miércoles, 24 de abril de 2013

¿CÓMO NOS AFECTA ESTAR SOMETIDOS A CONTINUA INFORMACIÓN NEGATIVA?




Estamos más que nunca, conectados a la comunicación. A través de las redes sociales, de los móviles de última generación, del acceso a internet, de la TV, radio…interactuamos unos con otros, recibiendo informaciones de todo tipo y a cualquier hora. Podríamos decir entonces que recibimos un alto  número  de noticias y acontecimientos en tan solo 24h. De entre toda esta corriente de información, un elevado porcentaje proviene de temas de actualidad. Es decir; lo que sucede en el mundo, ya sea a nivel económico, político, social, etc…y por desgracia, este tipo de comunicaciones suelen ser “malas noticias”. Esto es; hambre, guerras, injusticias, crímenes, inestabilidad política y violencia, entre otras. La pregunta es ¿cómo afecta esto psicológicamente al individuo?


Sabemos que si acudimos al cine a ver una película dramática, probablemente no salgamos con el mismo estado anímico que cuando entramos. Lo mismo sucede cuando estamos con  un grupo de amigos y nos comentan experiencias negativas. El contenido emocional que recibimos afecta directamente a nuestro estado psicológico, al ánimo, al pensamiento, incluso al comportamiento. Y estar escuchando  y viendo constantemente noticias malas, no puede ser menos.

Psicólogos y expertos han estudiado este fenómeno. Si visionamos u oímos  programas y  noticias negativas, generamos en nosotros estados negativos, hasta tal punto que estas vivencias  pueden llegar a afectar a la forma en la que interpretamos los acontecimientos de nuestra propia vida. Un estudio llevado a cabo por la Facultad de Ciencias Cognitivas de la Universidad de Sussex, en Reino Unido, investigó el impacto emocional que provocan los programas de noticias en los individuos y la relación de dicho impacto con las preocupaciones personales. Los resultados concluyeron que estar expuestos a recibir noticias malas, no solo genera ansiedad y tristeza sino que también produce una tendencia catastrofista de las preocupaciones personales. Esto es; se nos engrandece nuestra preocupación por los asuntos propios.

Vivimos en una cobertura de noticias las 24h del día. Encendemos la TV y en cualquier canal hay un telediario de última hora, podemos activar alertas en el teléfono móvil para que nos lleguen los últimos acontecimientos sucedidos en el mundo, podemos hacer uso de algunas redes sociales y seguir la actualidad al minuto…estamos conectados y en esta conexión generamos estados anímicos y pensamientos. Sin darnos cuenta, trasladamos los sucesos externos a los internos, exacerbando nuestras preocupaciones y generando estados de estrés y ansiedad. Para reflexionar…

Bibliografía

The psychological impact of negative TV news bulletins: the catastrophizing of personal worries. Johnston WM, Davey GC, 1997, PubMed
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9061893


2 comentarios:

  1. Pues está claro... acabas volviéndote un neurótico (si no lo eres ya); empiezas a transtornarte pensando mal de todo y de todos, te bajan las defensas, te bajan los niveles de hierro en la sangre... pierdes la motivación, la ilusión... como te dejes arrastrar, el remolino te acaba tragando; aunque, yo he escuchado la versión de gente que ha estado mal, y ha preferido hacer cosas con conductas límite para estar peor y así tocar suelo para dar impulso a su vida. En fin... que dios nos coja confesados a los occidentales. Cada vez estamos peor, y la culpa es por una absoluta desorientación y pérdida de valores.

    ResponderEliminar