lunes, 15 de abril de 2013

¿SALUDO A MI PSICÓLOGO SI LO VEO EN UN ÁMBITO PÚBLICO?



La Confidencialidad, es uno de los aspectos más relevantes, del código deontológico del psicólogo. Esto es; la información que se otorga al profesional y que éste debe mantener en secreto. Partiendo de esta base, todas las manifestaciones verbales que expresa el paciente, así como pruebas psicotécnicas u otras observaciones, quedan sujetas dentro de la práctica confidencial del psicólogo. Sin entrar en excepciones y  discusiones éticas, hay un aspecto importante del que me gustaría hablaros hoy. Y este es; ¿conozco o no conozco a mi psicólogo fuera del ámbito terapéutico? Dicho de otra manera; ¿debo saludarle si lo veo por la calle? ¿Debe saludarme él? ¿Hacer ver que no sé quién es esa persona?

Según como se lean estas preguntas, esto puede resultar algo burdo y sin sentido. Pero créanme que es un tema con especial importancia. Imagínese que usted acude al psicólogo y que nadie lo sabe, pues es un asunto privado y particular. Entonces va un día con su señora a cenar y se encuentra al susodicho. ¿Qué le digo ahora a mi mujer? ¿Qué es un compañero de trabajo, un amigo, un simple conocido? O contrariamente, si fuera el psicólogo que se acercara a usted preguntándole “hola, cómo está” ¿se sentiría usted incómodo?

Ciertamente en la sesión terapéutica surgen temas muy íntimos y altamente privados. Una persona “confiesa” sus mayores preocupaciones, conductas y emociones a otra persona a la que no conoce, con la intención de buscar una ayuda profesional. Hay gente a la que probablemente no le molestaría reconocer que acude regularmente a un terapeuta y a la que no le costaría acercarse y saludar, pero para otra gente esto puede suponer incomodidad, intrusión y poca profesionalidad.

Antiguamente, esta cuestión estaba muy definida. Paciente y terapeuta debían fingir que fuera del entorno terapéutico no se conocían, pero han pasado muchos años desde que la Psicología está en marcha y al igual que con el tiempo la gente ha ido asumiendo que acudir al psicólogo no es nada malo, incluso necesario a veces, también han crecido las diferentes modalidades y formas de “relación” entre ambos.

Hoy en día, giran diferentes opiniones al respecto. Algunos terapeutas creen perjudicial, reconocer una “relación” fuera del marco terapéutico. Es decir; en temas de confidencialidad, no ven apropiado poder acercarse a un paciente y darle un saludo. Marcan los límites de la relación profesional, respetando la decisión del paciente y evitando así que dicha persona pueda sentirse incómoda en plena calle. Otros psicólogos en cambio, consideran que no hay que ser tan rígidos.

Desde mi visión personal, pienso que encontrarse un paciente fuera de la sesión y siempre y cuando sea él quien inicie el saludo, por supuesto hay que devolvérselo, de manera educada, profesional y estableciendo los límites correspondientes. Particularmente, pienso que como personas que tratamos de ayudar, comprender y con la información secreta y personal que nos depositan, debemos respetar la decisión que la persona tome para su comodidad. Eso sí, deben ponerse límites y no permitir que se entren en  aspectos tales como; “el próximo día hablamos de eso…” Ninguna de las partes debería entrar en puntos que repercuten única y exclusivamente a las sesiones.

Me gustaría generar debate. Saber qué opináis vosotros y conocer cómo veis esta cuestión. ¿Saludo o no saludo a mi terapeuta? Todas las personas vivimos las cosas, tal y como las vemos y tal y como las pensamos. Desde mi punto de vista, nadie debe sentirse obligado a ser cortés con su psicólogo si se lo encuentra en un ámbito público, porque entiendo que si no me saluda es porque prefiere preservar ese grado de intimidad, para él o para él y alguien más, si es que en el momento del encuentro está con alguien. Ni todos los psicólogos opinan lo mismo, ni las personas que acuden a terapia tampoco. ¿Qué os parece este tema? ¿Delegamos la “relación” a un marco terapéutico o saludamos a nuestro psicólogo (o él a vosotros) aun cuando se cumplan siempre las normas de confidencialidad?

14 comentarios:

  1. Buenos dias un saludo desde Venezuela...

    Es un tema bien interesante y es algo con lo que estamos lidiando dia a dia dado que ahora hay mas posibilidades de acercamiento que antes, por ejemplo: las redes sociales facebook, twitter, entre otros. Y en persona por supuesto. Parto de la idea que si hay una relacion terapeutica bien establecida un saludo seria algo normal, comun que no generaria ansiedad ni en el terapeuta ni en el cliente. Ahora bien, si nos encontramos un cliente y vamos apenas empezando las sesiones capaz le chocaria un poco a esta persona.

    Yo personalmente como terapeuta me interesa sensibilizar a la persona en general de que la psicoterapia es un servicio dispuesto a mejorar nuestra calidad de vida y no una visita a un lugar discreto y que significa sacar nuestro sufrimiento. Al contrario pregono la idea con mis clientes y los sensibilizo de que ir a terapia es invertir en la calidad de vida, esto implica tambien tener una relacion mas cercana con tus clientes conocerlos: ocupacion, vida familiar... verlos como personas sanas y con potencialidades....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu aportación Leonardo. Ciertamente, ahora hay más posibilidades de acercamiento, aspecto que no había contemplado. Gracias por tu opinión compi!

      Saludos!

      Eliminar
  2. Yo creo que se le puede saludar y, si vas acompañado, decir que es un compañero de trabajo, un amigo etc. Yo lo veo así. Me costaría no saludar a alguien al que has confiado tu lado más íntimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial tu aportación Óscar. Gracias por dar tu opinión!

      Saludos

      Eliminar
    2. hola me llamo federico, es algo que me esta pasando ultimamente cuando veo a mi psicologa por la calle la saludo no me da verguenza es un persona que le termine tomando cariño pero aveces me pregunte y si le molesta que la salude por la calle cuando me la cruzo? y en una session se lo pregunte y me dijo que para nada le molesta todo lo contrario y tambien le dije que es la unica persona en la que puedo confiar y contarles los problemas por los que uno pasa siento que me escucha de verdad la verdad que me esta ayudando mucho

      Eliminar
    3. Hola Federico!
      Celebro que hayas podido expresarselo a tu psicóloga y que su respuesta haya sido tan acertada. Muchas gracias por tu aportación!
      Saludos!

      Eliminar
    4. muchas gracias a vos por el espacio
      saludos!

      Eliminar
  3. Como bien dices Núria, nosotras partimos (como psicólogas y educadora social) de que únicamente devolveremos el saludo cuando sea el paciente el que lo inicie ;) y... siempre que sea él el que ponga el límite. Es decir..si solo saluda solo saludaremos, si pregunta por algo de su caso responderemos (sin mucho detalle!), si nos presentan al acompañante como psicólogo no es lo mismo que si nos presentan como compañero de trabajo (cosa que se comentaria en la siguiente sesion...)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por opinar. Yo difiero en lo de "si pregunta algo que concierne a la sesión". Ahí pondría los limites necesarios y sí ciertamente no es lo mismo de que manera nos presentan. Os agradezco la opinión chicas!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Es un tema realmente interesante a tratar aunque a priori parezca baladí e insustancial. De hecho, temas como estos, prácticos y que nos conducen a situaciones de la vida diaría deberían reclamar tanto o más nuestra atención que otras discusiones sobre asuntos psicológicos más metafísicos y abstractos.

    Personalmente me alineo con la idea de que debe ser el paciente/cliente/usuario (elíjase aquí el eufemismo preferido y más aséptico) el que inicie la interacción en una situación ajena al contexto terapeutico.

    Lo que ya me parece algo peripatético y bastante embarazoso es que debamos permitir que se nos identifique con una profesión distinta a la nuestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión Javier. Te has explicado muy bien y sí, es un tema peliagudo aunque en apariencia no lo parezca.

      Saludos

      Eliminar
  6. Yo no soy psicologo, pero sí paciente. Depende dónde y del terapéuta, de si voy solo o acompañado... en general, sí me gusta, es más, me molestaría que no lo hiciera. Entiendo que hay gente que en ningún caso le gustaría, por eso creo que depende del caso debe ser el paciente el que tome la iniciativa. El psicologo debería saber cuando saludar y cuando no. Porque debería saberlo ¿No? Lo de poner limites si inicia una conversacion pasa en todas la relaciones; yo también pongo límites: creo que no hay que ser un experto para ello.

    Tampoco digo que, si ves al psi, todo tengan que ser abrazos y besos y "hostia, tio, de puta, pero de puta madre, ¿Como te va?", pero cuando la relación termina siempre una vez que te das la vuelta y el psicologo cierra la puerta, a veces da la impresion de que no le importas algo, especialmente si has sido dignosticado y tratado de enfermo infantilizado. He salido tantas veces de la consulta de un "psi" con la sensación de que solo he ido a manchar la alfombra, de no haber sido valorado ni comprendido... y, encima, después, no existes fuera "del contexto terapéutico". El colmo, ya. Debe de ser angustioso ir así por la calle, tan esquivo :D

    Unos besos muy fuertes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejar tu opinión. Me sabe mal que a veces hayas tenido esa sensación que cuentas al salir de consulta. No debería ser así.
      Valoro de verdad tu opinión y te agradezco que la hayas compartido.
      Feliz semana!
      Saludos
      Núria

      Eliminar
  7. jajaj me acabo de cruzar con mi psicologa despues de un tiempo que no fui mas, ya que el tratamiento habia culminado, cuando la alcanzo y le digo el nombre, me saludda pero medio corta rostro y queriendose ir, ni siquiera me dio tiempo para agradecerle todo lo que aprendi de ella. Una lastima.

    ResponderEliminar