miércoles, 22 de mayo de 2013

CUANDO EL AMOR ABANDONA: LAS FASES DE LA RUPTURA


Las ilusiones se han roto. El desengaño, la traición o el abandono amoroso se ha hecho patente  y ahí empieza un proceso de duelo inevitable que nos ha de llevar de nuevo a la adaptación emocional, social y psicológica. Y es que separarse de alguien que amas, siempre supone dolor, tristeza y angustia. Una angustia  que cada cual atraviesa de manera distinta pero con puntos muy comunes para todos.

Debido a algunos mensajes recibidos y a las demandas que me llegan sobre este tema, aquí pretendo hablar de las fases que suelen darse tras la ruptura amorosa, dejando claro que el orden de las mismas puede variar o solaparse y aclarando que influyen diversas cuestiones tales como la duración de la relación o el modo en que ésta se ha terminado y/o dejado.

lunes, 13 de mayo de 2013

BENEFICIOS PSICOLÓGICOS DEL AMOR, AFECTO Y SEXO EN PRISIÓN

                              



El artículo 25.2 de la Constitución Española, dice  que el objetivo de internar a alguien en prisión no es otro que el de la reeducación y reinserción social. Desde mi modo de entender, “reeducación” significa volver a educar, o dicho de otro modo; establecer hábitos nuevos para el buen desarrollo del individuo. Por otra parte, la palabra “reinsertar”, también con el prefijo “re”, significa volver a integrar (en este caso, a alguien, con pautas de conducta distintas, para el buen funcionamiento de la sociedad). Ahora bien; ¿es viable este objetivo cuando a un preso se le priva de necesidades tan necesarias como son las sociales, emocionales y sexuales? Me resulta paradójico.

ENVEJECER NO ES UN DRAMA, SÍ LO ES EL ABURRIMIENTO Y LA RESIGNACIÓN





Lo sabemos. La ley natural nos impulsa a crecer y en consecuencia a envejecer, pero algo curioso del ser humano es la lejanía con la que contempla esta etapa de la vida. Parte de mi experiencia profesional, radica en la atención psicológica a las personas mayores y a menudo me encuentro con frases tales como “ese/a señor/a es muy mayor, pero  que muy mayor ¿eh?” y luego reparan, riéndose, en que ellas tienen la misma edad, incluso más. ¿Cuestión de aceptación? No entraremos en este punto pero esto nos sirve a modo de reflexión para entender; cómo vive la tercera edad el envejecimiento, cómo asumen esta etapa vital y algo muy destacable; qué reflexión hacen de su historia de vida.