domingo, 26 de octubre de 2014

EL NÚMERO DE DUNBAR: NO MÁS DE 150 AMIGOS

Hay quien tiene mil amigos en Facebook, quinientos en su lista de contactos telefónicos y otros tantos en diversas redes sociales. Pero de todos ellos; ¿a cuántos pediría un favor? ¿ a cuales felicita para su cumpleaños? ¿Con cuántos interactúa normalmente? ¿Recuerda a qué se dedican o sus nombres y apellidos? Si se pone a pensar, no serán cientos de ellos. Con total probabilidad la cifra se reduzca considerablemente.

Observando las tendencias actuales donde está de moda ampliar los círculos de amistad “coleccionando amigos” como si de cupones se tratara, me detengo a pensar hasta qué punto, los seres humanos, somos capaces de mantener un vínculo cercano con nuestros allegados. Indagando sobre el tema, me he topado con la interesante lectura de Robin Dunbar; “How many friends does a person need?” en la cual, se hallan respuestas procedentes de una exhaustiva investigación a través de diferentes culturas y a lo largo de toda la historia. ¿Lo curioso y fascinante? “Nuestra vida social es la misma que hace cien mil años” y nuestra capacidad de interacción cercana es limitada.

Robin Dunbar, es profesor de antropología evolutiva de la Universidad de Oxford, pero eso no le ha traído la fama. Lo verdadero de su éxito estriba en ser el descubridor de un curioso promedio, el cual acompaña su nombre. 150, el número de Dunbar, hace referencia a la cantidad de personas con las que somos capaces de relacionarnos de forma más o menos cercana. En unos más, en unos menos, pero la media son ciento cincuenta, contando amigos, allegados y parientes. Dicho de otro modo, es la cuantía de personas con las que realmente entramos en contacto y podemos saber algo de ellos. En distintos ámbitos y culturas se repiten las estructuras de este tamaño. Pero hay más; 150, también es el número de los miembros de las unidades básicas y grupos tales como los miembros de un poblado (desde el neolítico hasta la revolución industrial) o grupos de investigación. En entornos laborales, se ha comprobado que un número mayor de individuos dificulta la comunicación y la cohesión grupal, disminuye el compañerismo y aumenta el absentismo laboral. De ahí que en empresas grandes, sea relevante establecer jerarquías y grupos más reducidos.

La habilidad social que tenemos para establecer contacto “directo” con nuestros semejantes está limitada por el procesamiento de la mente, concretamente por la parte frontal de nuestro cerebro. Este célebre antropólogo, también observó que cuando se supera la estimada cifra, la desconexión se hace evidente. Nos cuesta más mantener la comunicación y el conocimiento personal de los otros. La información a la que accedemos no es tan detallada y solemos dispersarnos. Si reflexionamos sobre este punto, vemos que seguir el “día a día” de más de ese número de personas, no solo nos resultaría costoso, sino que en el intento perderíamos gran cantidad de información de unos y otros.

En resumen; nuestro neocórtex tiene una capacidad limitada, para tratar con los de nuestra misma especie. 150, es el número de individuos a los que podemos acceder para una buena gestión del grupo y esto no es nuevo ni del aquí y ahora. Es un patrón que se mantiene en diferentes culturas y que sigue vigente tras muchos años de evolución. Las redes sociales nos acercan, pero tenemos un espacio finito en nuestro cerebro que nos hace seleccionar a los importantes y obviar al resto.

Bibliografía


How many friends does a person need? Robin Dunbar, Faber y Faber, Reino Unido, 2010



1 comentario:

  1. Como cuando se dice: "El saber no ocupa lugar". Falso. Tenemos que desechar recuerdos para poder incorporar nuevos. Otra cosa sería que esos nuevos conocimientos nos puedan cambiar la manera de percibir las cosas. Como somos limitados, debemos saber elegir bien con que nos quedamos.
    Y nunca me convencieron las felicitaciones artificiales de cumpleaños que te chiva Facebook. Ni punto de comparación con las de toda la vida; acordarse del día, llamar a la persona y decírselo de viva voz...

    ResponderEliminar