jueves, 22 de enero de 2015

SELFIES; ¿UNA MODA EGOCÉNTRICA?



La tecnología no para de sorprendernos. Si hace escasos diez años, la novedad era el envío de fotos de un teléfono inteligente a otro, ahora, lo moderno, es autoretratarnos y colgar nuestros "posados" en las diferentes redes sociales. Solos o en compañía. La cuestión es exclamar ante el mundo nuestro "primer plano" ¿A la espera de ser admirados?


El debate está servido. Numerosos expertos ya han opinado sobre el tema y los estudios señalan que la tendencia a hacerse "selfies" va desde el narcisismo hasta el trastorno mental. Yo no sería tan atrevida, al etiquetar dicha moda como tal, ya que tenemos que tener en cuenta, que a pesar de hablar de ego, también hay un componente social. Caer en clasificaciones tan estrictas, es generalizar, sin tener aún datos lo suficientemente contundentes. No nos olvidemos, que en primera instancia, la psicología repara en las diferencias individuales del sujeto, pero también hay que recordar que somos seres sociales y que en este caso, estamos hablando de un fenómeno que ha dado la vuelta al mundo.


Comparto la idea de muchos expertos, de que solo exhibimos, aquello que queremos mostrar. No es azar, el hecho de colgar cierto tipo de retratos (en este caso autoretratos) Con ello, se espera un ímput, cualquiera que sea. Cada acción conlleva una reacción. Ciertamente, podríamos hablar aquí de un acto que encierra una parte del ego, pero a mi modo de entender, esto no es tan diferente de por ejemplo la necesidad de colgar en cada momento un texto, en cualquier red social, de todo aquello que hacemos. Quizás el fin sería el mismo.
¿Por qué motivo entonces colgamos selfies en las redes sociales? Por el mismo que exclamamos " el lugar en el que me encuentro, " lo bien que me lo estoy pasando" u otras quejas y reivindicaciones. Esto es; un modo para decir algo que viene dado con el objetivo de que los demás se enteren. Ls motivos pueden ser varios; hacer saber que me estoy divirtiendo, hacer saber que me siento guap@, hacer saber que me gusto, hacer saber que yo también sigo modas...Reitero la idea de que no siempre un selfie puede ser presuntuoso. Recordemos que la tendencia nació en la ceremonia de la entrega de "los Oscar" en Los Ángeles, cuando un grupo de actores inmortalizó un feliz momento. El componente social también está patente en esta actual tendencia.


Por otro lado, también comparto la idea (y como he dicho antes, somos seres particulares) de que la obsesión por esta práctica sí que puede estar directamente relacionada, con una necesidad egocéntrica, pero no siempre ni en todos los casos. Una persona que por ejemplo, se exhibe continuamente, puede estar buscando un reconocimiento, una admiración y con esta conducta puede estar mostrando su inseguridad y baja autoestima. La necesidad de autoafirmación queda anclada en dicho acto. El peligro para estos sujetos es que si no se logra la reacción deseada (que se comenten esas fotos en positivo etc) puede afectar de manera muy negativa a su percepción de identidad.



En resumen; los selfies son una moda, que encierran una necesidad de expresión. Esta necesidad viene dada por muchos motivos ¿egocéntricos? Sí, no, a veces. Lo que está claro es que hay una intención comunicativa. Casi de la misma manera que cuando pongo un texto para exclamar a los cuatro vientos que " no estoy de acuerdo con la corrupción política" La diferencia estriba en que en vez de expresar ideas, quejas o creencias, se expresa un posado para que TÚ te enteres de que YO, hoy, muestro "esta cara" para decirte; "que bien me lo paso ( contigo o sin ti), que guap@ estoy (reafirmamelo), o no te creas que no estoy a la moda (como necesidad social)" pues hasta un palo ha salido a la venta para seguir con esta tendencia que acaba de empezar y que aún psicológicamente no sabemos hasta dónde va a llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario