martes, 22 de marzo de 2016

LA VOCACIÓN: ¿UNA ELECCIÓN QUE REFLEJA LO QUE SOMOS?




“Nunca podría trabajar de esto…” –dicen por ahí-  y aunque la necesidad obligue, hay labores que sólo pueden realizarse si se tiene una verdadera vocación. Yo no podría dedicarme a lo que hace mi hermana, ella no podría dedicarse a lo que hago yo. Ilusiones distintas, gustos dispares, ambiciones, reflejos e inquietudes se apoderan de cada uno de nosotros de manera muy personal. Hablemos de ella, de la dueña de la identificación personal. ¿Qué es la vocación? ¿Puede aprenderse?

martes, 8 de marzo de 2016

¿QUÉ ES LA OPTOMETRÍA COMPORTAMENTAL?

Esta imagen no es un gif, es una foto estática.

Los cinco magníficos: vista, oído, olfato, gusto y tacto, no sólo son sentidos sino que son el SENTIDO de gran  parte de nuestra vida. Reconozco que su función me apasiona y tengo especial cariño a la hora de saber más sobre ellos para nutrirme de su especial majestuosidad. En otro post, os hablé del tacto y sin quitarle homenaje, hoy quiero hacerlo de otro sumamente relevante. Hablamos de la vista, de su visión y de su capacidad. ¿Qué sabemos de la relación que mantiene este sentido con nuestra manera de interpretar el mundo? ¿Tener un problema de visión significa no ver claro o puede ir más allá?  La optometría comportamental nos da respuestas.

martes, 1 de marzo de 2016

BROMANCE; UNA DISTINCIÓN CONCEPTUAL PARA HABLAR DE AMISTAD.




Para los hombres de antaño, llorar era de cobardes.  Las asociaciones que se hacían a un varón sensible eran las de una persona ridícula, poco viril e incluso  afeminada. Muchos años han tenido que pasar para que el hombre macho pudiera mostrar su parte más sentimental y no ser tachado de cursi. Instaurado en nuestra sociedad actual, esto ha  generando una nueva corriente de comportamiento. Hombres, que expresan como mujeres y que ya no tienen reparo en exclamar como se sienten. Ahora bien, a la hora de vincularse entre ellos ¿siguen las conductas masculinas carentes de compartir la emoción? Según defienden algunos, hablamos de los bromance; un concepto acuñado en los años 90 para designar una amistad entre hombres que no comparten una atracción sexual pero que sí se fusionan en el abrazo sensible, en la conversación profunda y en un amor cómplice de igual a igual. Un vínculo masculino  que muestra su lado más susceptible. Pero más allá de etiquetas ¿de qué hablamos realmente? ¿De un concepto moderno o de una manera más de designar la evolución de la amistad?