lunes, 1 de agosto de 2016

EL COLOR PSICOLÓGICO DE LOS ALIMENTOS

Image and video hosting by TinyPic

¿Por qué el color rojo se asocia a la pasión, a la advertencia, al deseo y al peligro? ¿Por qué hacemos alusión al color verde cuando nos referimos al medio ambiente? ¿Es casual que el color azul transmita paz? Hace tiempo escribí un post acerca de la influencia que tienen los colores en nuestra vida cotidiana pero hoy  quiero profundizar un poco más y adentrarme en el verdadero origen del mundo cromático. Sin darnos cuenta, el poder del color habita en la naturaleza, de manera tan sutil como perfecta, y nos da la clave de su gran significado.


Las variopintas tonalidades que nos rodean son capaces de modificar nuestro estado anímico y provocarnos emociones diversas, pero eso lo hemos sabido con el tiempo. La reacción que tenemos al exponernos a una coloración determinada, o las asociaciones que hacemos con el color y la emoción solo son descubrimientos.  Lo realmente interesante, lo que no alberga secretos ni descubrimientos es que el color en sí mismo nace de la vida, y con un propósito claro para nuestra supervivencia.

Independientemente de que el color de un manjar determinado nos atraiga más o menos (que también tiene su razón psicológica pero ese es otro tema), el alimento en sí mismo ya conlleva un mensaje. De este modo el rojo nos advierte de lo que es bueno para nuestro corazón y el verde lo que es necesario para nuestra salud. ¿Una razón sin sentido? Para nada; cada color alimenticio cobija un significado determinado que de manera inconsciente se cuela en nuestros sentidos y nos da pistas sobre lo que es bueno para nosotros. Veamos

VERDE
No es discutible. El color verde nace para proteger la vida y que ella permanezca saludable. Los alimentos de la naturaleza tales como las espinacas, lechugas, brócolis, judías, guisantes,…son muy ricos en nutrientes como el magnesio. Los alimentos de color verde aportan gran número de antioxidantes, son buenos para prevenir el colesterol y protegen el hígado.

ROJO
No en vano los alimentos relacionados con propiedades afrodisíacas son rojos. El color de la pasión y el deseo se encuentra de manera natural en la propia naturaleza y sin que nos demos cuenta nos avisa de su significado. Pero no solo eso. Los alimentos de coloración roja también nos advierten de lo que es bueno para nuestro corazón, para nuestro sistema inmunológico y para  nuestro sistema circulatorio. Los alimentos de color rojo nos suelen dar energía y nos protegen la piel.

BLANCO
El blanco es un color neutro, asociado a la espiritualidad y a la pureza. Por ello es que los alimentos de este tipo (juntamente con los de marrón claro) no poseen pigmentación alguna, purifican, son buenos para nuestro sistema respiratorio y protegen las células cancerígenas. Pero eso no es todo. Su neutralidad de color también hace que sean antibióticos naturales (ayudan a combatir infecciones) y disminuyen la hipertensión arterial (cebolla y ajos) La fibra, proteínas y minerales también se asocian a los alimentos de este color.

NARANJA
Este color junto con el amarillo está representado en los alimentos buenos para nuestra visión. También protegen de enfermedades cardiovasculares, protegen la piel y previenen infecciones. El naranja es el rey de las vitaminas y antioxidantes, por ello su color denota estimulación.


AZUL
El color que nos transmite paz y calma por excelencia es el azul. Alimentos tales como los arándanos, moras, pasas, ciruelas…son buenos para nuestra salud mental, nos aportan calma, nos protegen de la pérdida de memoria, nos ayudan a combatir el cáncer y también preservan nuestra visión.

Como vemos, la homeostasis del sistema natural nos da respuestas sin que tengamos que hacer preguntas. Los colores son sinceros indicadores de las propiedades que contienen los alimentos naturales. Una ventaja que si sabemos interpretar nos puede ayudar mucho a la hora de cuidar nuestra salud psico-física. ¡Buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario