miércoles, 10 de enero de 2018

FEEDERISMO: EL GUSTO POR UN PESO PESADO




¿Quién quiere estar obeso? La mayoría de la población, lucha por mantenerse en la misma talla de pantalones, aun y pasando los años. Rara la vemos, la persona que quiere engordar hasta la saciedad y más raro nos parece el sujeto que además se excita con ello. ¿Realmente hay personas que desean poner  en riesgo su salud adquiriendo una gran cantidad de peso para verse más hermosas? Sí, las hay y pertenecen al feederismo, una comunidad de personas que comparten el fetiche de engordar y consecuentemente gozar sexualmente.


Me preocupa la dramática situación de los trastornos alimentarios (principalmente la anorexia) que resultan un grave y duro problema para la sociedad. Pero también me preocupan ciertas patologías de las cuales no se habla tanto y que resultan igual de alarmantes. Los extremos nunca conocen el equilibrio y tan patológico resulta querer pesar cuarenta kilos como cuatrocientos. En el caso que hoy nos ocupa, el añadido es que ese deseo resulta un fetiche para el amante y para la persona que consume incontables calorías.

El feederismo proviene de la palabra “feed”, que en inglés significa alimentar. Esta parafilia consiste en una relación de dos sujetos; el que alimenta (feeder) y el que es alimentado (feedee). El objetivo es recibir una gran cantidad de sustento y adquirir un incontable número de kilos. Esto proporcionará una excitación sexual en la pareja.

Los feeders, suelen ser hombres y las feedees suelen ser mujeres. Esto implica que esta práctica vuelve a relegar a la mujer a un papel de sumisión, mientras el hombre se queda en el papel de dominancia. A menudo, estas mujeres llegan a adquirir tanto sobrepeso que se vuelven inmóviles y totalmente dependientes debido a la obesidad mórbida que padecen. Estas consecuencias, aparte de graves problemas de salud física, también conllevan devastadores efectos  psicológicos tales como  dependencia emocional, desarrollo de hábitos destructivos, relaciones tóxicas, baja autoestima y dependencia total.

Los feeders saben dónde buscarse. En internet existen portales especializados donde se realizan sesiones de feederismo en directo. En este portal también se comparten experiencias sobre esta parafilia y  se crean nuevos círculos de amistad para compartir esta práctica. Un mundo aparte donde la gente compite por ser el más gordo y hermoso.

Des de mi visión profesional me parece un problema grave, que no por ser una minoría, habría que quedar desatendido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario